COMO CONSEGUIR UN ABDOMEN PLANO DESPUES DEL EMBARAZO

Tener un vientre liso y firme después del parto es el objetivo de muchas madres después de dar a luz a su hijo. Sin embargo, a veces parece que esto solo está al alcance de las supermodelos. En este artículo se explican tres trucos y técnicas eficaces que ayudan a recuperar la figura tras el embarazo: el fortalecimiento abdominal con el bebé, la gimnasia abdominal hipopresiva y la técnica Tupler. Se detallan, también, algunos sitios web para comprobar cómo se hacen estos ejercicios on line.

Vientre liso y firme después del parto

Elle MacPherson, Giselle Bundchen, Alessandra Ambrosio y Miranda Kerr tienen en común algo más aparte de ser supermodelos. Todas ellas son también madres y recuperaron su espléndida figura a las pocas semanas de dar a luz a sus bebés. ¿El secreto? Además de una buena genética y un control exhaustivo del peso en el embarazo, estas mujeres iniciaron después del parto un completo programa de preparación física para volver a lucir sobre todo un abdomen liso y firme, sin apenas huellas de los nueve meses de gestación.

La zona abdominal es la que más sufre durante el embarazo: sus músculos se distienden poco a poco a lo largo de su desarrollo

Y es que la zona abdominal es la que más sufre durante el embarazo. Los músculos abdominales se distienden poco a poco a lo largo de la gestación, de modo que, tras el parto, lo más frecuente es que hasta cuatro semanas después aún parezca que el embarazo no ha terminado.

Para que el vientre vuelva de nuevo a su estado original, y se reduzca la barriga, es preciso reforzar y tonificar los músculos, pero siempre a su debido momento y con la técnica adecuada. En este sentido, la Asociación Española de Fisioterapeutas aconseja no realizar abdominales tradicionales en el posparto inmediato (primera semana), y sí optar, tanto en este periodo como en el posterior (a partir de la sexta semana), por los llamados ejercicios para el abdomen hipopresivos.

1. Fortalecimiento abdominal con el bebé

Para comenzar a trabajar el abdomen después del parto, la Asociación Española de Matronas propone un sencillo ejercicio en el que la mujer podrá iniciar su entrenamiento mientras juega con su hijo. Además de fortalecer la zona abdominal, el pequeño disfrutará de un agradable momento íntimo con su madre.

La ejecución es sencilla. Hay que tumbarse en el suelo, boca arriba, y si es posible, sobre una superficie firme pero a la vez cómoda. En esta postura, se flexionan las piernas sobre el pecho, con los pies en alto, y se coloca al bebé encima de las piernas, a la vez que se le sujeta con las manos. Se trata entonces de iniciar un movimiento de balanceo lento, acercando y alejando de forma intermitente las piernas al abdomen, de modo que se contraiga el suelo pélvico y los abdominales a la vez.

2. Técnica Tupler tras el parto

La técnica Tupler es una alternativa a la gimnasia abdominal tradicional especialmente diseñada para corregir la separación muscular (diastasis) del abdomen. Esta separación permanente de los músculos rectos abdominales produce un exceso de tripa flácida, que cuelga del abdomen después de dar a luz y que parece mantenerse inamovible con el paso de los meses. Según las investigaciones, este problema afecta a entre un 50% y un 60% de las mujeres en el posparto inmediato, y puede permanecer, hasta en un 27% de las madres recientes, cuatro meses después del nacimiento.

La obra ‘Lose your Mummy tummy’ (Perseus Book, 2005), de Julie Tupler, creadora de esta técnica, explica sencillos ejercicios diseñados para reeducar los músculos abdominales de una forma rápida y segura. Tupler recomienda comenzar con la técnica a partir de las 24 horas del parto. El método básico consiste en combinar las respiraciones profundas con distintos movimientos elevadores y de contracción de los músculos transversales del abdomen.

3. Gimnasia abdominal hipopresiva tras el parto

La gimnasia abdominal hipopresiva es una técnica ideada por el belga Marcel Caufriez, doctor en Ciencias de la Motricidad y Readaptación y especialista en reeducación uro-ginecológica. Su objetivo originario era lograr el fortalecimiento muscular de la faja abdominal de las mujeres después del parto, sin que los ejercicios afectaran de manera negativa al suelo pélvico.

Los impulsores de esta técnica, que consiste en distintas posturas y ejercicios que se realizan de forma rítmica en apnea respiratoria, afirman que con ella se logra una reducción de hasta el 8% del perímetro de la cintura.

No obstante, la Federación Española de Medicina del Deporte ha manifestado, a través de un comunicado, que estos ejercicios carecen de validación, ya “que no existe ningún trabajo con un mínimo rigor científico que justifique su realización”. Asimismo, este organismo defiende que la ejecución de ejercicios abdominales tradicionales realizados con la técnica correcta “están perfectamente indicados” tras el parto.

Fuente: parto